info: CONVOCATORIA ABIERTA #20 Appendix

¿Para qué sirve el apéndice? En su próximo número sobre la arquitectura, la selección, el archivo y la generación de conocimiento, 255 te propone hablar sobre qué es lo FUN-damental y lo FAN-damental para ti, si existe el fundamental-ISMO o qué es superfluo y suplementario. ¿Elementos o arquitectura?

CONVOCATORIA ABIERTA: Envíanos tus colaboraciones y derivas gráficas o discursivas sobre lo que este tema te sugiera, o infórmate vía doscincocinco@gmail.com

ACCEDE AL PDF AQUÍ: #20 Convocatoria

20-Convocatoria-A-FINAL

  • Index

La reinvención del pasado y la arquitectura relacional

Si buscas “index” en Google aparecen aproximadamente 1.270.000 resultados en 0,18 segundos. Archivar es categorizar, y categorizar es agrupar partes desde lo subjetivo. El archivo puede verse así como una hipótesis, como una producción, como un tejido de relaciones ficcional. En palabras de J.L. Borges: «(…) Notoriamente no hay clasificación del universo que no sea arbitraria y conjetural. La razón es muy simple: no sabemos qué cosa es el universo”. No sabemos nada, salvo que el registro genera una red elocuente y posicionada, una serie de “emporios celestiales de conocimientos benévolos”, que configuran el archivo como tejido ficticio, producción y conjetura fruto de determinadas intenciones.

Desde un pensamiento esquizofrénico, entre los órdenes de la convención y la revisión histórica, el archivero crítico interroga por la historia, pasada y futura, entendiendo el pasado como algo vivo, no clausurado, algo que afecta al presente, que sigue vigente y operando en nuestro tiempo. Entonces, si la selección de contenidos es un modo de discurso, ¿Qué revelan las formas establecidas de ordenar el conocimiento? ¿Cómo funciona el archivo de la cultura [o el archivo de la arquitectura] en la sociedad de la producción? Al entender que el archivo convierte el futuro en un producto de lo clasificado, ¿Qué puertas abre y que puertas cierra? ¿Es el futuro el resultado de los modos de registro del presente?

  • Fundamental-ismo

‘Curating your cereal’, arquitectos de lo cotidiano o cómo comisariar tu desayuno 

¿Qué es el canon? ¿Cómo opera? El canon arquitectónico-artístico como sistema de producción de discurso extrae elementos de la realidad según una determinada jerarquía y excluye categorías impuras que pasan a tener el estatus de intocables o leprosas.  Los constantes intentos de subversión del canon arquitectónico y artístico resultan en una apertura de éste, permitiendo la inclusión de elementos que antes eran marginales y  su posterior lectura en base a criterios de autoridad.

Por otra parte, en una cultura de la hiperindividualidad en la que los límites son cada vez más difusos, el ‘curating’ se ha expandido a todos los niveles de consumo: el consumidor es interpelado para actuar como comisario.Existe una paradoja entre el proceso de homogeneización producido por el consumo globalizado y la compulsión de comisariar, de ‘curar’, nuestra vida. Las redes sociales nos permiten ‘curar’ nuestra identidad, podemos ‘curar’ nuestro bol de cereales añadiendo lino y frambuesas, y subir nuestra producción a Instagram. Ya no elegimos, ahora ‘curamos’. Comisariamos nuestras relaciones amorosas, nuestras negociaciones con lo público y nuestra realidad.

¿Qué pasa cuando la capacidad de seleccionar, de ser arquitecto o comisario, se expande a límites nunca vistos? ¿Quién lleva a cabo el control de la superestructura?  ¿Cómo conviven estos procesos de apertura del canon con lo preestablecido? ¿Se puede derrocar el canon, o estamos abocados a su expansión constante y controlada?

  • Kool-who?

“Elementos, no arquitectura”, el efecto fan-damentals 

En 2014 se presentó la bienal de arquitectura de Venecia, comisariada por Rem Koolhaas, bajo el lema “Fundamentals: Arquitectura, no arquitectos”, con la pretensión de alejarse de la fórmula de catálogo de novedades que es común que adquieran estas grandes exposiciones y realmente proponer un discurso a través de la exposición.

No obstante, la concreción del enunciado ha encendido la polémica, dividiendo a los devotos del arquitecto holandés y a los que creen que ya chochea. Cuando el argumento de autoridad no es suficiente, la legitimidad de los comisarios “outsiders” como bloggeros y twitteros destaca ante la figura popular a través de valiosas playlists.

El circo de las ferias de diseño sigue siendo uno de los mayores escaparates que configuran la versión de una “visión pánoptica” de la creación, cuáles son las últimas piruetas, qué existe y que no.

Puede que una visión interna sea más esclarecedora: ¿Estuviste en Venecia y quieres ser nuestro corresponsal? ¿Tienes una opinión sobre las ferias de arquitectura que quieras compartir?

Y tú, ¿Estás entre los Fan-damentals?

  • Cortinas y rodapiés

“Completa la serie”, suplements

El apéndice es aquello que añadimos al final, un compendio de información y comentarios a una obra principal. Sin embargo, este anexo no sólo es un comentario al pie: al contrario, intenta subvertir y redefinir las categorías de lo fundamental y lo accesorio. Una prolongación fútil que nos ayude a dilucidar qué elementos infectos hay que amputar y qué ha sido extirpado ya de la complejidad arquitectónica.

Tomando como premisa los elementos fundamentales propuestos por Koolhaas y continuando la lógica de la adición de subconjuntos, podemos enunciar más parámetros esenciales de la disciplina que agregar a la incompleta serie que no define la multiplicidad de la Arquitectura. O, quizás, el inútil trozo de carne sólo muestre lo superfluo pero digno de mención.

Paredes, rampas, ventanas… ¿Qué elementos se olvidó Koolhaas?

O por el contrario,¿Te apasionan las chimeneas y no te han publicado en fundamentals? ¿Diseñaste una colección de rodapiés digna de una Bienal? Éste es tu momento: descúbrenos algo nuevo sobre estos elementos.